#7532b8 #520096

lunes, 3 de noviembre de 2014

365 días, 8760 horas, 525600 minutos, 31536000 segundos.


1 año se resume en eso, 365 días8760 horas525600 minutos y 31536000 segundos.
Ese es el tiempo que he compartido con la mejor persona que he podido conocer y encontrar, sin estar buscándola por los rincones del mundo. Simplemente surgió algo que no estaba previsto que iba a suceder, y jolín, no dejo de asombrarme de haberme arriesgado, porque a día de hoy, es de las pocas cosas que me alegro de haber decidido.
Hemos pasado millones de momentos el uno con el otro, unos más divertidos, otros no tanto, unos más felices, y otros más tristes. Pero a pesar de todos los obstáculos y ciertas dudas y miedos, aquí seguimos, intentando dar lo mejor de cada uno para la otra persona, para que así ambos nos sintamos inmensamente felices, o al menos esa es nuestra intención.

Me ganaste desde el primer momento en el que empezastes a darme cariño, te preocupabas por mí, me consentías y hacías todo lo posible para que estuviera bien el mayor tiempo posible.


Eres mi fortaleza y mis ganas de vivir.





Eres como un oso de peluche con el que me siento segura y protegida, un chico estupendo, maravilloso, tímido al principio pero que está lleno de locura cuando coges confianza con las personas, con un montón de sueños por cumplir que se harán realidad en un futuro porque es lo mínimo que te mereces, un chico ni muy bajito ni exageradamente alto, con un color de piel blanca como la seda y pequeñas pecas por todos los rasgos de la cara, de ojos que parecen ser marrones pero cuando los deslumbran los rayos del sol, se convierten en verdes pardos, con unos mofletes que nunca te cansas de achucharlos, con una boca que es una de las 7 maravillas del mundo.


Tienes la sonrisa más bonita y perfecta del mundo.






¿Qué más decir que no intente recordarte cada día? Has hecho de mí ser mejor persona, de valorar las pequeñas cosas y los detalles más minúsculos, de estar dispuesta al 100% para la otra persona, de defenderla de cualquier cosa y de cualquier persona.


Las veces que caigas, aquí estaré para levantarte las veces que hagan falta, porque sé que tú harías lo mismo por mi con los ojos cerrados.
Hay momentos en los que me pongo a pensar cuando estoy sola en mi habitación y me vienen cosas a la cabeza como:
¿Por qué me elegistes a mi con la cantidad de chicas más guapas, más simpáticas y extrovertidas que hay? No lo sé, pero una cosa sí sé, y es que me haces la más feliz del universo.
¿Esto me está pasando de verdad?
¿O es un continuo sueño del cual despertaré algún día?

Definitivamente eres un sueño que se hace realidad cada día.



En estos 12 meses, he conocido de ti tantas cosas que me encantan, y otras no tanto; tus puntos fuertes y débiles, tus virtudes y defectos, tus aficiones, tus miedos e inseguridades. Estoy segura de que todavía me queda un mundo por conocer de ti, y estoy totalmente dispuesta a emprender ese viaje.

¿Querrás emprenderlo conmigo?