lunes, 4 de junio de 2018

RESEÑA | LOS CHICOS DEL CALENDARIO. AGOSTO, SEPTIEMBRE Y OCTUBRE



"Posibles spoilers de los libros anteriores"

Los chicos del calendario. Agosto, Septiembre y Octubre continúa con la trama de nuestra protagonista Candela Ríos, que tras haber llegado al ecuador de Los chicos del calendario y estar más cerca de que finalice el proyecto, aún no ha encontrado a ese hombre que la haga cambiar de opinión del todo. Eso sí, en el camino ha conocido personas maravillosas y que estarán muy presentes en su vida a partir de ahora. Pero lo importante de esta situación es en el momento en el que nuestra protagonista recibe una llamada inesperada. Pablo, el hermanastro de Salvador necesita que viaje con urgencia a Londres, ya que el chico de Enero está bastante grave. Candela conocerá al fin el gran secreto que le escondía Salvador, y que no es para nada agradable de saber. Salvador ha vuelto a recaer con su enfermedad, y lo menos que quería es que sintieran lástima por él.

Aún con todo lo que ha descubierto, Candela debe continuar con Los chicos del calendario para que no se vaya a pique, por lo que deberá estar al 100% y dar lo mejor de ella misma para que no decaiga el proyecto. Por tanto, en Agosto viajará a Asturias para conocer a Nacho, un guarda forestal que lleva a cabo un proyecto de lo más enternecedor y con el que pretende ayudar a muchas personas. Todo esto que está organizando es debido a su pasado, por lo que de una manera u otra, está intentando arreglar sus errores. En Septiembre, Candela se encontrará con Ben en la ciudad de Marbella. Pasarán momentos muy buenos, y ambos se conocerán hasta tal punto que se harán inseparables. Y por último, en Octubre pondrá rumbo a Valencia para conocer a Adrián, el cual escogió para ser chico del calendario por la carta de presentación que le enviaron. Es un joven mecánico que no está pasando por la mejor de sus rachas, pero que aceptó ser chico del calendario por una promesa que le hizo a alguien. En definitiva, nuestra protagonista está conociendo todo tipo de hombres, y cada vez está más convencida de que no todos son iguales, pero debe seguir hasta el final, a pesar de todos los baches que ha tenido que superar, y los que le quedan por vivir.


OPINIÓN PERSONAL :

Esta cuarta entrega no me ha parecido tan buena como las anteriores por el tema del triángulo amoroso, ya que los nuevos chicos del calendario han sido un gran pilar en esta nueva trama. Sabía que iba a haber guerra entre Candela/Salvador/Víctor, pero no hasta el punto de irse con uno y después con otro como el ping pong. He llegado a un punto en el que no es nada creíble los sentimientos que pueda llegar a tener la protagonista por uno o por otro. Por lo que me quedo con las historias de los nuevos chicos del calendario, y al trío principal lo dejaré en un segundo plano.

La historia continúa con la vida de Candela Ríos y Los chicos del calendario, que tras haber pasado el ecuador del proyecto, ya queda menos para saber como termina lo que ha sido el proyecto de su vida y futuro. Pero al recibir una inesperada llamada, los problemas volverán al acecho. Al fin sabrá el gran secreto de Salvador, y el porqué no quiso decírselo hasta ahora, ya que no quería que la gente estuviera a su lado por compasión, e incluso lástima. Pero Candela debe seguir con Los chicos del calendario y poner rumbo a Asturias para conocer al chico de Agosto, Nacho, un guarda forestal que la sorprenderá por la campaña que lleva haciendo durante un tiempo. En Septiembre viajará a Marbella para pasar tiempo con Ben. Y en Octubre pondrá rumbo a tierras valencianas para encontrarse con Adrián, un mecánico que no está pasando por el mejor momento de su vida. La trama sigue enganchando a pesar de el tira y afloja de la protagonista con Salvador y Víctor. Eso sí, los nuevos chicos que conocemos en este cuarto libro me han conquistado de pleno. El desenlace, como en los anteriores, te impacta e incita a querer saber más y poner fin a esta historia de una vez por todas.


Los personajes han estado espléndidos, pero otros no tanto. Tenemos al chico de Agosto, Nacho, un guarda forestal y Asturiano que ha demostrado fortaleza a la hora de conseguir sus propósitos, a pesar de los errores que cometió en el pasado, los cuales se arrepiente completamente de ellos. Aunque de la impresión de tipo duro, en realidad tiene un gran corazón, y de alguna manera está intentando que la gente joven no cometa los mismos errores que él en su juventud. También está Ben, el chico de Septiembre. Con él me he divertido bastante a la hora de conocerle. Y porqué no decirlo, también me entró mucha hambre al leer que se dedica al mundo de la cocina. Y como todo el mundo, tiene un pasado oscuro que está intentando olvidar y superar.

Luego está Adrián, el mecánico valenciano y del que seguro que es el favorito de más de una, yo incluida. El conocer un poco su historia me enterneció y conquistó por dentro. Quizás porque el tema me ha rozado bastante cerca, es por eso que he llegado a sentirme identificada con lo que él siente y con su dura historia. Eso sí, el proyecto que lleva a cabo junto con Candela me encantó por completo. Y por último, Víctor. Con este personaje no sé qué esperarme, es más indeciso que yo a la hora de escoger mi siguiente lectura. Cada vez lo soporto menos y ese aire de sobreprotección y marcar su territorio no me gusta nada. Por lo que espero, y mucho, que pronto desaparezca de la vida de Candela.


La pluma de la autora sigue en su línea, excepto en el tema del triángulo amoroso, ya que siento que nos está mareando mucho con el tema y lo está alargando demasiado. Eso sí, los nuevos personajes que ha introducido en la historia me han gustado en gran cantidad, por lo que terminaré de leer para saber qué les depara a estos personajes.

En conclusiónLos chicos del calendario: Agosto, Septiembre y Octubre, cuarta parte de la pentalogía de "Los chicos del calendario" de Candela Ríos. Este nuevo encuentro con su protagonista y los nuevos chicos de los meses siguientes ha sido un poco frío al principio, pero eso no quita que no me hayan gustado, ya que cada uno de los chicos de Agosto, Septiembre y Octubre conquistan al público por como son en realidad, incluyendo sus errores del pasado. Lo que me ha chirriado en realidad es la relación Candela/Salvador/Víctor. Pienso que nos están mareando demasiado con estos tres y que ya empieza a cansar un poco que en un libro esté con uno y en el siguiente esté con el otro. Aún así, espero que el desenlace le haga justicia al comienzo tan bueno de esta historia.






¿Que os parecen los nuevos chicos del calendario?
¿Sentís al igual que yo que el triángulo amoroso se está yendo por las ramas?



¡Contadme en los comentarios!